LA LUZ EN EL DISEÑO ARQUITECTÓNICO

Por el Arq. Jorge Ortiz

“La arquitectura es un juego magistral, perfecto y admirable de masas que se reúnen bajo la luz. Nuestros ojos están hechos para ver las formas en la luz y la luz y la sombra revelan las formas…”.

-Le Corbusier

La luz es parte esencial de la arquitectura, ya sea natural o artificial, nos ayuda a resaltar cualidades del espacio, diseñar la iluminación para cada lugar es muy importante pues nos ayudará a crear un ambiente adecuado.

©Guy Wenborne

La visión de un espacio puede ser modificada por medio de la luz,no necesitamos remodelar el lugar para darle un cambio. La luz nos ayuda a dirigir la mirada hacia los detalles, ayuda a conectar espacios entre el interior y exterior, delimitar zonas. La forma en la que se distribuya la iluminación, así como, la cantidad logrará dar un aspecto y una sensación diferente.

©Phil Kean Designs

Podemos lograr diferentes efectos dependiendo de en donde coloquemos la iluminación, si se coloca en los muros logramos darle importancia a la textura del mismo, una luz directa hacia un objeto nos ayuda a darle una jerarquía ante todo lo que lo rodea, podemos iluminar elementos arquitectónicos como columnas, escaleras, jardines y de esta forma llamamos la atención de las personas que habiten en ese espacio.

©Jean-Luc Laloux

También podemos usar la iluminación para dar profundidad en un pasillo, marcar un acceso, resaltar planos diferentes en muros, en una exposición de arte sirve para resaltar las piezas importantes de una colección o lograr un juego de sombras en un escultura.

La iluminación puede ser con color y esto nos permitirá dar una sensación extra al espacio, los colores influyen mucho en la percepción de la persona, ya sea que nuestro diseño sea un lugar cálido o un lugar de meditación, podemos usar lámparas con color o usar la iluminación para resaltar el color del mismo elemento.

Iglesia de la Luz de Tadao Ando

ACABADOS EN MADERA Y SU CUIDADO

Por Carlos Romay

Poliester

Actualmente existen muchos acabados para la protección de la madera pero los más comunes son los barnices y acabado de cera.

Cuando el acabado obtenido es totalmente transparente se le llama “acabado natural”, ya que se conserva el tono y veta natural de la madera. Por otro lado, se pueden aplicar tintes para cambiar el tono de la madera manteniendo u ocultando la veta de la madera según sea deseado, a esto se le llama “acabado entintado”.

La aplicación de cera directamente a la madera también pretende conservar la tonalidad natural manteniendo la veta muy visible.

Según sea aplicado el barniz o cera se llega a una textura llamada poreada o sin poro (haciendo referencia a como se siente y se ve la madera (Se siente perfectamente lisa; poro cerrado o sin poro). Se sienten los pequeños hoyitos de la madera; poreada o poro abierto).

Los tipos de barniz que su utilizan comercialmente pueden dar acabados brillante, semi-mate o mate y son:

Barniz de Poliuretano
Acabado sintético de alta resistencia química, protege bien contra golpes, abrasiones y ralladuras debido a su dureza. Se usa mucho en carpintería de interiores.

Puede ser limpiado con cualquier producto comercial para madera base petróleo

Barniz de Nitrocelulosa
Acabado orgánico, un poco mas suave que el poliuretano pero el acabado es mas suave al tacto un poco parecido al de la cera. (se identifica el acabado cuando un vaso húmedo deja un aro blanco en la superficie).

Debe ser cuidada con cera para muebles que indique que está diseñada para ese material en el envase.

Barniz de Poliéster
Se caracteriza por su resistencia y dureza, se usa especialmente para obtener una capa gruesa a poro cerrado. Puede encontrarse para uso interno y externo.

Puede ser limpiado con cualquier producto para madera.

Acabado Cera
Utilizado hace aproximadamente 300 años, se caracteriza por proteger contra la humedad ambiental, su textura terza y transparente, para uso interno. Las capas acumuladas por el paso del tiempo son buenas.

Cuando el mueble esta bien hidratado se debe aplicar una o dos veces por año y solo desempolvar con trapo seco o ligeramente húmedo si fuera necesario. No usar ningún limpiador líquido, aceite o silicón y nunca poner cosas calientes sobre la superficie sin algún protector.

Acabado encerado

OTROS CUIDADOS

Siempre tener en mente que factores externos afectan el acabado de la madera:

Exceso de luz solar directa; afecta la tonalidad de tintes y barnices.

Exceso de humedad o cambios de temperatura extremos; ocasiona grietas y/o expansión.

Limpiar con exceso de agua, aceite o silicón no es recomendable.

Para quitar polvo; siempre con trapo seco o ligeramente húmedo, muy poco jabón neutro si fuera necesario. No usar plumeros; plumas rotas podrían rayar el acabado.

Siempre usar protectores; manteles, portavasos, fieltros en bases de lámparas etc.. y levantar objetos no arrastrarlos sobre las cubiertas.

Nitrocelulosa